El nombre de la botella de agua comestible es Ooho, esta es la primera botella de agua en su categoría. Su proceso de fabricación trata de una membrana gelatinosa que permite que se pueda almacenar el vital líquido, revelándose como una botella de agua que se puede comer o desechar de forma segura.

Esta tecnología es toda una innovación en cuanto a desarrollo ecológico se refiere.

Este invento ha ganado el prestigioso Premio de Diseño de Lexus. Los estudiantes de diseño que la han inventado (Rodrigo García González, Pierre Paslier y Guillaume Couche) están convencidos de que su creación reemplazará en un futuro a las botellas de plástico tradicionales, evitando así que el plástico siga contaminando.

La inspiración para crear este recipiente nació en un huevo. El punto fuerte de la membrana de esta botella, es una base hecha con algas comestibles y además es biodegradable. Esto resulta en una forma sencilla y barata de fabricar envases.

Es fácil imaginar la posibilidad de, quizás en el futuro, añadir propiedades a esa membrana para hacerla nutritiva o darle sabores. Y si jugamos con más ideas, incluso podría llegar a ser una fuente de vitaminas, minerales, proteínas, compuestos naturales o incluso medicinales.

Lo mejor de todo es sin duda, que ayudaremos al planeta y poco a poco podremos limitar el uso del PET.

En GRUPO ECOLIMPIO somos un sistema ambiental comprometido con la conservación de la naturaleza a través de la prevención de la creación de pasivos ambientales, difundiendo la importancia de valorar y dar un manejo adecuado de residuos industriales peligrosos, utilizando procesos limpios que permitan alcanzar el desarrollo sostenible a través del control de nuestros aspectos ambientales y de la mejora continua.